• SophiaSpace

Científicos de Europa y EEUU estudian en Cabo Verde los datos de la misión Aeolus de la ESA


Científicos y técnicos de Europa y EEUU se han dado cita en las islas de Cabo Verde, en el Atlántico, para llevar a cabo una campaña experimental internacional que analizará los datos que entrega uno de los satélites de observación de la Tierra más innovadores de la actualidad: la misión eólica Aeolus de la ESA.


Científicos de la ESA, la Nasa, el Centro Aeroespacial Alemán, el Centro Nacional Francés de Investigaciones Científicas, la agencia espacial francesa CNES, Météo-France, el Laboratorio de Observaciones Espaciales Atmospheres, el Observatorio Nacional de Atenas, el Instituto Leibniz de Investigaciones Troposféricas, la Universidad de Nova Gorica, el Ocean Science Center Mindelo y muchos otros institutos están uniendo fuerzas en Cabo Verde y también en las Islas Vírgenes para la campaña Aeolus tropical Atlantic.


Las islas de Cabo Verde se encuentran a unos 600 kilómetros de la costa occidental de África. Esta ubicación tropical no solo es relevante para Aeolus, sino que también es donde los fuertes vientos a menudo transportan polvo del desierto y aerosoles del continente africano a través de las islas, lo que lo convierte en un lugar ideal para investigar la interacción nube-aerosol y la dinámica atmosférica.


A lo largo del mes, este intrépido equipo está tomando medidas del viento, aerosoles y nubes con una gama de instrumentación en diferentes aviones que vuelan a diferentes altitudes.


Desde su lanzamiento hace tres años, Aeolus ha superado con creces las expectativas y con frecuencia ha obtenido un éxito notable. Se desarrolló como una misión de investigación y para demostrar cómo la nueva tecnología láser podía generar perfiles verticales del viento de la Tierra. Estas mediciones eran muy necesarias, por ejemplo, por el Sistema de Observación Global de la Organización Meteorológica Mundial, que es un sistema coordinado de métodos e instalaciones para realizar observaciones meteorológicas y ambientales a escala global.


A pesar de que Aeolus se construyó como una misión de investigación y prueba, ha demostrado ser tan bueno que, durante más de un año, sus datos se han distribuido públicamente a los servicios de pronóstico y usuarios científicos en menos de tres horas de mediciones realizadas desde el espacio.


Al desempeñar un papel tan importante en la predicción y con una posible misión satelital de seguimiento sobre la mesa, es fundamental garantizar que sus datos sean precisos, especialmente para los pronósticos en los trópicos donde se desarrollan grandes sistemas meteorológicos y donde se dice que Aeolus está. haciendo una diferencia real.


Muchos vuelos coinciden con Aeolus mientras orbita arriba. También se están tomando medidas con láseres y radares en tierra. Todo esto proporciona una gran cantidad de datos para comparar con los de Aeolus y para respaldar la ciencia del clima tropical.


Thorsten Fehr, jefe de la sección atmosférica de la ESA, dijo que “esperábamos realizar la campaña de campo el año pasado, pero, por supuesto, la pandemia de Covid frustró nuestros planes. Es una campaña extremadamente complicada y ha sido una tarea gigantesca para nosotros y nuestros equipos. Este es verdaderamente un esfuerzo internacional y todos estamos encantados de tener la campaña bien encaminada, especialmente teniendo en cuenta Covid. No puedo agradecer lo suficiente a todos por todo el trabajo que han hecho para hacerlo realidad”.


“Esta extraordinaria campaña de experimentos trae enormes beneficios, no solo a nuestra misión Aeolus, sino también a nuestra próxima misión EarthCARE que está preparada para avanzar en nuestra comprensión del papel que juegan las nubes y los aerosoles al reflejar la radiación solar incidente de regreso al espacio y cómo el Atrapan la radiación infrarroja emitida desde la superficie de la Tierra. Además, los datos que recopilemos ayudarán en el desarrollo de un concepto de misión Earth Explorer llamado Wivern, que tiene como objetivo medir el viento en las nubes”, añadió.


“Nunca se podría lograr un experimento de esta escala sin trabajar juntos. La colaboración internacional es clave para gran parte de lo que hacemos y, naturalmente, construimos fuertes lazos con nuestros colegas. Por lo tanto, nos entristeció profundamente la repentina pérdida de un querido colega de la Nasa la semana pasada, lo que, comprensiblemente, llevó a suspender sus operaciones. Nuestros pensamientos y nuestro más sentido pésame para la familia, los amigos y los colegas de Gail Skofronick-Jackson”, concluyó.


El director de la misión Aeolus de la ESA, Tommaso Parrinello, dijo que “estamos todos muy conmocionados por la trágica pérdida de Gail. La Nasa había estado apoyando nuestra campaña en las Islas Vírgenes mucho antes de que la flota de aviones europeos llegara a Cabo Verde y habían planeado unirse al equipo aquí para su segunda parte de la campaña. Ahora esperamos poder reanudar esta parte de la campaña el próximo año”.


ARTICULO ORIGINAL: https://actualidadaeroespacial.com/cientificos-de-europa-y-eeuu-estudian-en-cabo-verde-los-datos-de-la-mision-aeolus-de-la-esa/