• SophiaSpace

Encuentran un extraño objeto nunca visto en el Universo

Este extraño objeto está girando en el espacio y envía un haz de radiación, generando una de las fuentes de señales de radio más brillantes vistas hasta ahora en el cielo.

Hace apenas dos días, sincronizando la observación del espacio con cuatro radiotelescopios diferentes, y un telescopio espacial, un nuevo descubrimiento se ha encontrado, lo ha hecho el equipo que dirige la astrónoma Natasha Hurley-Walker.


Después de obtener su doctorado en radioastronomía de la Universidad de Cambridge en 2010, se mudó a Australia para ayudar a poner en marcha el Murchison Widefield Array, un precursor de baja frecuencia del Square Kilometer Array.

Usando este telescopio, creó una vista panorámica del Universo a bajas frecuencias de radio: el sondeo MWA de todo el cielo galáctico y extragaláctico. Desde 2020 ha tenido una beca ARC Future Fellowship para crear GLEAM-X, diez veces más profundo, abriendo nuevas posibilidades en la exploración. Y ha tenido éxito.

Qué se ha encontrado

Este nuevo objeto astronómico está situado cerca de la Tierra, a unos 4.000 años luz de distancia, en la zona a la que los astrónomos llaman ‘nuestro patio trasero galáctico’. “Esto fue completamente inesperado. Fue un poco espeluznante para un astrónomo porque no hay nada conocido en el cielo que haga eso”, advierte.

“Este objeto aparecía y desaparecía durante unas pocas horas durante nuestras observaciones”. Lo que parece hacer es que gira en el espacio y envía un haz de radiación de forma frecuente, durante un minuto de cada 20 minutos, y de esa manera genera una de las señales de radio más brillantes vistas hasta ahora en el espacio.

Los objetos que se encienden y apagan en el Universo son conocidos para los astrónomos, los llaman ‘transitorios’ y lo que suele verse normalmente es la muerte de una estrella masiva o la actividad de los restos que deja.

Este objeto era muy brillante, más pequeño que el Sol; emite ondas de radio polarizadas, lo que sugiere que el objeto tiene un campo magnético muy fuerte. “Es un tipo de estrella de neutrones que gira lentamente y que se ha predicho teóricamente que existe”, subraya la astrofísica Hurley Walker.

“Pero nadie esperaba detectar directamente uno como este porque no esperábamos que fueran tan brillantes. De alguna manera, está convirtiendo la energía magnética en ondas de radio de manera mucho más efectiva que cualquier cosa que hayamos visto antes".