top of page
Publicar: Blog2_Post
  • Ramón Angulo

Fracasa el lanzamiento de Skylark L desde un puerto espacial móvil en Islandia


El grupo Skyrora ha fracasado en su intento de lanzar el cohete suborbital Skylark L desde un puerto espacial móvil ubicado en Langanes (Islandia), lo que habría supuesto un nuevo hito en su camino hacia la viabilidad comercial.

El cohete salió de la plataforma de lanzamiento, pero debido a dificultades técnicas experimentó una anomalía, aterrizando en el Mar de Noruega, a aproximadamente 500 metros del sitio de lanzamiento. Nadie ha resultado herido y el cohete ha sido recuperado gracias a los múltiples sistemas de seguimiento utilizados, así como barcos y aviones, para optimizar el proceso de recuperación.

El lanzamiento fue posible, a pesar de las tormentas severas y las temperaturas bajo cero, gracias al apoyo y la aprobación de las partes interesadas en el gobierno de Islandia, lo que significa una mayor cooperación entre el Reino Unido e Islandia, habiendo ejecutado previamente el lanzamiento del cohete Skylark Micro de Skyrora desde Islandia en otoño de 2019.

Usando la innovadora y ágil solución de puerto espacial móvil de Skyrora, el intento de lanzamiento se completó dentro de los siete días posteriores a la llegada al sitio. Toda la operación de lanzamiento se desarrolló y ejecutó en un tiempo récord, con el embalaje del complejo de lanzamiento, en contenedores para facilitar el transporte y el rápido despliegue, y el envío del vehículo y las instalaciones en menos de un mes. Debido a la movilidad del puerto espacial, Skyrora pudo minimizar la huella de sus operaciones de lanzamiento en el paisaje circundante y los hábitats de vida silvestre, dejando poco o ningún rastro de actividad.

Skylark L es el cohete suborbital de 11 metros de Skyrora, capaz de alcanzar cuatro veces la velocidad del sonido y una altitud de más de 125 kilómetros. El 70% de la tecnología probada en el intento de lanzamiento del Skylark L se aplicará a los sistemas del vehículo Skyrora XL, lo que brinda una oportunidad clave de aprendizaje incremental para aumentar la preparación tecnológica antes del lanzamiento orbital vertical el próximo año.

Lee Rosen, director de operaciones de Skyrora, asegura que “con más de tres décadas en el negocio, puedo asegurarles que, a pesar de los mejores preparativos de diseño, construcción y prueba, lamentablemente todavía ocurren anomalías. El intento de lanzamiento de Skylark L por parte de Skyrora le ha brindado al equipo una valiosa experiencia en procedimientos de operaciones, coordinación logística y ejecución de la instalación y el empaquetado rápidos de nuestro complejo de lanzamiento móvil, experiencia que nos impulsará monumentalmente hacia adelante en nuestra misión de alcanzar la órbita”.

Por su parte, Volodymyr Levykin, fundador y director ejecutivo de Skyrora, explica que “nuestro intento de lanzamiento en Islandia es un testimonio de la construcción de conexiones entre naciones, así como del arduo trabajo del equipo de Skyrora, que trabajó contra viento y marea para que el intento se llevara a cabo, incluidas las duras condiciones climáticas y las temperaturas extremadamente bajas en las que nuestro equipo nunca ha sido probado. Los que están en el sitio actualmente están completando el empaquetado a través de esas condiciones desafiantes, y seguiremos investigando la naturaleza y la causa de la anomalía una vez que finalice el proceso».

“Aunque este intento de lanzamiento no salió del todo como esperábamos, ha sido una valiosa oportunidad de aprendizaje y una gran victoria para esta nueva relación entre Islandia y el Reino Unido, así como para el sector espacial europeo en general. Según lo que hemos logrado aquí, confiamos en lograr nuestro objetivo de un lanzamiento orbital vertical completo desde suelo del Reino Unido en 2023”, continúa Levykin.

bottom of page