top of page
Publicar: Blog2_Post
  • SophiaSpace

La nave espacial Orion tiene previsto acercarse a la Luna el próximo lunes


Tras el lanzamiento exitoso del cohete Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS) de la Nasa, el cohete más poderoso del mundo, la nave espacial no tripulada Orion de la agencia se dirige hacia la Luna donde tiene previsto acercarse el próximo lunes, en su camino hacia una órbita distante, altamente estable, a miles de kilómetros más allá del satélite natural de la Tierra.

El lanzamiento ha sido la primera etapa de una misión en la que se planea que Orion viaje aproximadamente más de 64.300 kilómetros más allá de la Luna y regrese a la Tierra en el transcurso de 25 días y medio. Conocida como Artemisa I, la misión de la Nasa es una parte fundamental del enfoque de exploración de la Luna y más tarde Marte, en la que la agencia explora en beneficio de la humanidad. Es una prueba importante para la agencia antes de volar astronautas en la misión Artemisa II.

“Qué espectáculo tan increíble ver el cohete del SLS y la nave espacial Orión despegar juntos por primera vez. Este vuelo de prueba no tripulado llevará a Orion al límite en los rigores del espacio profundo, ayudándonos a prepararnos para la exploración humana en la Luna y, en última instancia, en Marte”, dijo el administrador de la Nasa, Bill Nelson.

Después de alcanzar su órbita inicial, Orion desplegó sus paneles solares y los ingenieros comenzaron a realizar comprobaciones de los sistemas de la nave espacial. Tras hora y media de vuelo, el motor de la etapa superior del cohete se encendió con éxito durante aproximadamente 18 minutos para dar a Orion el gran impulso necesario para enviarla fuera de la órbita terrestre rumbo hacia la Luna.

Módulo de Servicio Europeo

Orion se separó de su etapa superior y se encuentra rumbo a la Luna impulsada por su módulo de servicio europeo (ESM), construido por Airbus, que es la central eléctrica de propulsión proporcionada por la Agencia Espacial Europea (ESA) a través de una colaboración internacional.

«Se ha tardado mucho en llegar aquí, pero Orion ahora está en camino a la Luna», dijo Jim Free, administrador asociado adjunto de la Nasa para la Dirección de Misiones de Desarrollo de Sistemas de Exploración. “Este lanzamiento exitoso significa que la Nasa y nuestros socios están en el camino de explorar más lejos en el espacio que nunca antes para el beneficio de la humanidad”.

Durante las próximas horas, una serie de 10 pequeñas investigaciones científicas y demostraciones de tecnología, llamadas CubeSats, se desplegarán desde un anillo que conectaba el escenario superior con la nave espacial. Cada CubeSat tiene su propia misión que posee el potencial de llenar los vacíos en nuestro conocimiento del sistema solar o demostrar tecnologías que pueden beneficiar el diseño de futuras misiones para explorar la Luna y más allá.

El ESM de Orion también realizó el primero de una serie de encendidos para mantener a la nave en su curso hacia la Luna unas ocho horas después del lanzamiento. En los próximos días, los controladores de la misión en el Centro Espacial Johnson de la Nasa en Houston realizarán verificaciones adicionales y correcciones de rumbo según sea necesario.

Los fallidos intentos anteriores

“El cohete SLS entregó la potencia y el rendimiento para enviar a Orion en su camino a la Luna”, dijo Mike Sarafin, director de la misión Artemisa I. “Con el logro del primer hito importante de la misión, la nave ahora se embarcará en la siguiente fase para probar sus sistemas y prepararse para futuras misiones con astronautas”.

El cohete SLS y la nave espacial Orion llegaron a la plataforma de lanzamiento 39B de Kennedy el pasado día 4, donde superaron el huracán Nicole. Después de la tormenta, los equipos realizaron evaluaciones exhaustivas del cohete, la nave espacial y los sistemas terrestres asociados y confirmaron que no hubo impactos significativos por el clima severo.

Los ingenieros previamente hicieron trasladar el cohete de regreso al edificio de ensamblaje de vehículos (VAB) el 26 de septiembre antes del huracán Ian y después de rechazar dos intentos de lanzamiento anteriores el 29 de agosto debido a un sensor de temperatura defectuoso y el 4 de septiembre debido a una fuga de hidrógeno líquido en una interfaz entre el cohete y el lanzador móvil. Antes de regresar al VAB, los equipos repararon con éxito la fuga y demostraron los procedimientos actualizados del llenado de los tanques de combustible. Mientras estuvieron en el VAB, los equipos realizaron el mantenimiento estándar para reparar daños menores en la espuma y el corcho del sistema de protección térmica y recargar o reemplazar las baterías en todo el sistema.

Artemisa I cuenta con el apoyo de miles de personas en todo el mundo, desde contratistas que construyeron Orion y SLS, y la infraestructura terrestre necesaria para lanzarlos, hasta socios internacionales y universitarios, y pequeñas empresas que suministran subsistemas y componentes.

bottom of page