top of page
Publicar: Blog2_Post
  • SophiaSpace

Lanzamiento con éxito de TEXUS 57: el mundo ingrávido sobre el Círculo Polar Ártico


El cohete de sondeo TEXUS 57 se lanzó con éxito en el primer intento de lanzamiento el pasado día 1 desde el Centro Espacial Esrange en Suecia para permitir experimentos de microgravedad en el espacio.

TEXUS (Experimentos Tecnológicos en Gravedad Cero) es el programa de cohetes de sondeo más exitoso y duradero del mundo: el primer cohete TEXUS lanzado en diciembre de 1977. Los cohetes de sondeo, también conocidos como cohetes de investigación, lanzan experimentos científicos y tecnológicos hasta el borde del espacio para un período de unos seis minutos antes de volver a caer a la Tierra. En pocas palabras, TEXUS ayuda a los científicos a realizar experimentos biológicos, de ciencia de materiales y físicos en condiciones espaciales a una fracción del coste. El programa también juega un papel importante en la preparación de experimentos para la Estación Espacial Internacional (ISS). Los clientes incluyen la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Agencia Espacial Alemana que trabajan junto con varias universidades.

Se han lanzado de promedio dos cohetes cada 18 meses. Para este propósito, se han utilizado desde 2005 motores de cohete brasileños VSB-30 de dos etapas y 13 metros de largo. Los cohetes se lanzan desde el Centro Espacial Esrange, un lugar casi desconocido en el extremo norte de Suecia, sobre el Círculo Polar Ártico. Aquí, la carga útil científica puede recuperarse fácilmente y devolverse a los equipos de investigación menos de dos horas después del lanzamiento.

En vuelo balístico, un cohete TEXUS alcanza una altitud máxima de unos 260 kilómetros. El vuelo, desde el despegue hasta el aterrizaje, dura unos 15 minutos. Durante seis minutos, se alcanza una ingravidez aproximada, que es sólo una diezmilésima parte de la gravedad normal de la Tierra. Durante el vuelo, los científicos pueden controlar y monitorizar directamente sus experimentos desde tierra usando telemando y transmisión de video. Los datos se recopilan durante el vuelo por telemetría y después de la recuperación de la carga útil. La carga útil del cohete aterriza en paracaídas y se recupera en helicóptero con el apoyo de Airbus y la Corporación Espacial Sueca, el operador de Esrange.

Una de las cuatro iniciativas de investigación para esta misión provino de la Universidad Tecnológica de Brandeburgo (BTU), cuyo objetivo era estudiar cómo se transfieren el calor y la masa en los fluidos en condiciones espaciales. Los resultados de la misión se utilizarán en diversas aplicaciones, como la optimización de intercambiadores de calor en sistemas de refrigeración especiales, como los que se utilizan en satélites, así como en aplicaciones terrestres. Los primeros resultados son muy prometedores y se evaluarán en los próximos meses.

La misión TEXUS 57 tuvo que esperar bastante tiempo para el intento de lanzamiento debido a influencias externas. Aparte del Covid-19, hubo un incendio en Esrange en agosto de 2021 que causó daños importantes en las instalaciones de lanzamiento. Luego, al comienzo de la guerra entre Rusia y Ucrania, el cohete estaba listo para el lanzamiento y tuvo que ser retirado, lo que retrasó el lanzamiento nuevamente.

Los ingenieros de Airbus de diferentes disciplinas desarrollan, integran y prueban el equipo experimental. En colaboración con clientes y equipos científicos, los ingenieros de Airbus establecen conceptos experimentales antes de realizar pruebas exhaustivas. Airbus Defence and Space también desarrolla los sistemas de apoyo en tierra necesarios para controlar los experimentos durante la fase de prueba en Bremen y el vuelo desde Esrange.

La colaboración en el programa de cohetes sonoros más exitoso y duradero está en curso. Los próximos dos lanzamientos de TEXUS están planificados como una campaña de lanzamiento doble en abril/mayo de 2023 para impulsar aún más la investigación y el desarrollo.

bottom of page