• SophiaSpace

Lanzamiento del Starliner de Boeing para la NASA se atrasa hasta 2022



La NASA y Boeing apuntan a la primera mitad de 2022 para lanzar el vuelo de prueba reprogramado del vehículo comercial para tripulación CST-100 Starliner, mientras los ingenieros siguen investigando un problema relacionado con unas válvulas que pospuso la misión hace dos meses.


En un comunicado del 8 de octubre, la NASA dijo que los ingenieros habían logrado liberar todas las válvulas de propulsión atascadas en la nave espacial Starliner, excepto una. Esas válvulas atascadas han obligado a posponer la misión de Prueba de Vuelo Orbital (OFT) 2 sin tripulación de Boeing a principios de agosto. La única válvula restante que sigue atascada y cerrada se mantiene en ese estado deliberadamente "para preservar los datos forenses para el análisis directo de la causa raíz".


El análisis todavía tiene que determinar la causa raíz de las válvulas atascadas, pero la NASA declaró que Boeing creía que la causa más probable era la interacción entre la humedad y el propulsor de tetróxido de nitrógeno, una causa que los funcionarios de Boeing ofrecieron en agosto.


La fuente de la humedad no se incluyó en el comunicado, que añadió que "aunque siguen en marcha algunos trabajos de verificación, nuestra confianza es lo suficientemente alta como para que comencemos a tomar medidas correctivas y preventivas."


Como parte de esos esfuerzos, los técnicos de Boeing desmontaron parcialmente tres válvulas el mes pasado y retirarán otras tres en las próximas semanas para su inspección. Estos esfuerzos determinarán la forma en que Boeing preparará la nave para un nuevo intento de lanzamiento, con opciones que van desde un "reacondicionamiento menor" de los componentes del módulo de servicio del Starliner hasta la sustitución del módulo de servicio por completo.


No veremos acción hasta 2022


La NASA confirmó en el comunicado que el próximo intento de lanzamiento del OFT-2 no será este año. "El equipo está trabajando actualmente para tener oportunidades en la primera mitad de 2022, a la espera de que el hardware esté listo, el manifiesto del cohete y la disponibilidad de la estación espacial", dijo la agencia.


Ya había quedado claro que era improbable que OFT-2 volara este año debido tanto a la investigación en curso como a otras misiones a la estación. "El calendario y el manifiesto hasta finales de año son bastante ajustados", dijo Kathy Lueders, administradora asociada de la NASA para operaciones espaciales, en una reunión informativa el 21 de septiembre. "Mi instinto me dice que es más probable que sea el año que viene, pero todavía estamos trabajando en esa línea de tiempo".


Steve Stich, director del programa de tripulación comercial de la NASA, ofreció la misma evaluación durante una sesión informativa del 6 de octubre sobre la próxima misión de tripulación comercial Crew-3 de SpaceX.


"Realmente no hay oportunidad para que la OFT-2 vuele este año", dijo. "Desde la perspectiva de la estación, sería en algún momento a principios del próximo año cuando se abra una nueva ventana para la OFT-2".


El Starliner se iba a acoplar a uno de los dos puertos, uno de los cuales ahora será ocupado por una nave espacial Crew Dragon. El otro puerto será ocupado por una nave espacial de carga Dragon a partir de principios de diciembre, probablemente hasta principios de enero.

Está previsto que una nave comercial Crew Dragon, que vuela en la misión Ax-1 para Axiom Space, despegue el 21 de febrero y pase una semana acoplada a la estación utilizando ese otro puerto.


Muy pronto para definir una fecha de lanzamiento


Stich dijo en la reunión informativa del 6 de octubre que era demasiado pronto para fijar una fecha de lanzamiento para la OFT-2, dada la incertidumbre sobre la preparación del vehículo. "Tenemos que llegar a la raíz del problema de la válvula del módulo de servicio", dijo.


"Una vez que lo hagamos, tendremos un poco más de certeza sobre el camino a seguir para la OFT-2 y, a partir de ahí, para la CFT". CFT, o Crew Flight Test, será un vuelo de prueba con tripulación con hasta tres astronautas de la NASA a bordo que vendrá después de OFT-2.


Los retrasos significan que pasarán más de dos años entre la misión original OFT de diciembre de 2019, que sufrió varios problemas de software y comunicaciones que truncaron el vuelo, y OFT-2. SpaceX, por su parte, ha realizado desde OFT el vuelo de prueba tripulado Demo-2 y las misiones operativas Crew-1 y Crew-2. La próxima misión Crew Dragon de la NASA, Crew-3, está programada para su lanzamiento el 30 de octubre, y Crew-4 y Crew-5 están previstas para 2022.


En la sesión informativa, la NASA defendió a Boeing a pesar de esos prolongados retrasos. "No hemos perdido la confianza en el equipo de Boeing. El equipo está haciendo un trabajo increíble para solucionar el problema de la válvula", dijo Stich. "Tengo toda la confianza en que van a averiguar cuál es el problema y lo van a rectificar y volveremos a volar muy pronto".


ARTICULO ORIGINAL: https://www.worldenergytrade.com/innovacion/ciencia-espacial/el-proximo-lanzamiento-del-starliner-de-boeing-para-la-nasa-se-desliza-hasta-2022/amp